+34 669 45 05 29

Generalmente existe bastante confusión entre los distintos términos. logotipo, isotipo, anagrama… Todos tienen muchas cosas en común. Los anagramas corporativos son una de estas variantes. Son muy utilizados, sobre todo en el caso de nombres largos y complicados. Pero, ¿sabes exactamente lo que es?

¿ Qué son los anagramas corporativos ?

Un anagrama es una transposición de las letras que forma una o más palabras para componer otra distinta. Generalmente suele ser un símbolo que surge de varias letras y que tiene como característica especial que es legible.  Por eso no hay que confundirlo con las siglas, que normalmente no tienen sentido alguno ni pueden ser leídas como una palabra. Por ejemplo, CNN o HP, se trata de siglas y se leen letra a letra, no como una palabra.

También hay que diferenciarlo del acrónimo, que es la denominación de reciben las siglas que sí se leen como palabras. Por ejemplo, ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles).

Algunos ejemplos de anagramas corporativos famosos son: Fedex, Bancaja…

anagramas corporativos

Consejos para diseñar anagramas corporativos

El diseño de un anagrama corporativo puede ser una de las tareas más difíciles a las que se enfrente un diseñador gráfico. No sólo tiene que transmitir el espíritu de la empresa en cuestión. Ha de crear algo fácilmente reconocible, que siga las líneas de la misión de la entidad en cuestión.

Hay algunos consejos que podemos darte si vas a lanzarte a crear tu propio anagrama. En nuestra opinión, invertir en un buen diseñador gráfico siempre es algo positivo: te ahorrará tiempo, y por lo tanto dinero. Además de conseguir una imagen más profesional y coherente.

anagramas corporativos

Algunos consejos

  • No utilices nunca más de tres colores: Puede llevar a confusión. Ten en cuenta que la simplicidad a menudo es la clave.
  • No elijas fuentes muy complicadas: Debería ser legible para cualquiera.
  • Busca una forma fácilmente reconocible: Y que sea fácil de recordar, porque así conseguirás que sea asociado a la marca que representa.
  • Equilibrio y coherencia: El logo que elijas debe ser coherente y equilibrado a la vista, olvídate de formas demasiado complicadas que distaren o son difíciles de describir.