+34 669 45 05 29

Hoy en día gracias a internet podemos encontrar miles de tipografías diferentes. Algunas son legibles, otras no tanto. Muchas de las tipografías que encontramos son de baja calidad, el diseño es deficiente o incluso su programación no es la adecuada. No hay una fórmula mágica para elegir la tipografía corporativa adecuada, aunque sí hay algunas cosas a tener en cuenta para no equivocarnos.

tipografía corporativ

Eligiendo la tipografía corporativa

Cuidado con los derechos de autor

La licencia comercial de las tipografías está para algo. No es lo mismo descargarte una para un trabajo de la universidad que para un logo de empresa. Cada vez son más comunes las demandas a agencias o empresas que publican sin haber comprado las fuentes.

No todos los sitios valen

En internet vamos a encontrar cientos o miles de sitios donde descargar tipografías. Hay que tener cuidado y tratar de hacerlo de lugares de calidad. Algunos portales de confianza son Google Font, Font Squirrel o DaFont por ejemplo.

Tipografías completas

En español tenemos los llamados caracteres latinos. La ñ, las tildes, los signos de apertura en la exclamación e interrogación… El problema es que no todas las fuentes los incluyen. A no ser que sólo necesites algunas letras esto puede resultar un problema.

Calidad

Las fuentes gratuitas a veces tienen una calidad algo deficiente. Esto no es así en todas, pero sí puede ocurrir, Haz muchas pruebas, amplía la fuente para asegurarte que no pierde definición y que no tiene trazos extraños.

tipografía corporativa

Tipografías para web

Has encontrado una tipografía que te gusta, te encaja y transmite exactamente lo que quieres. Pero no tiene versión para uso en web. Hoy en día se pueden embeber fuentes en el navegador del cliente a través de su servidor. Pero para ello tenemos que tener nuestra fuente en el formato correcto: EOT, TTF, AFM, WOFF… y muchos más. Para asegurarte una correcta visualización al menos tienes que tener SGV, EOT y WOFF.