+34 669 45 05 29

Cuando estamos pesando en crear un catálogo ya sea para una tienda online o física, tendremos que pensar en cómo vamos a llevar a cabo la fotografía de productos. Podemos contratar un profesional que nos asegurará un resultado óptimo de gran calidad, pero no siempre es posible recurrir a esto, ya sea por motivos económicos o cualquier otro. Hoy veremos cuatro aspectos claves a tener en cuenta si te lanzas a la fotografía de productos tú mismo, con un poco de maña y dedicación los resultados pueden ser (casi) tan buenos como los que te daría un fotógrafo profesional.

Los 4 puntos clave en la fotografía de productos

El equipo para la fotografía de productos

La cámara

fotografia de productosAunque de entrada con una cámara compacta avanzada podrías conseguir resultados aceptables, siempre es recomendable una cámara réflex donde puedas controlar todos los parámetros de exposición, apertura, enfoque… En el mercado existen cámaras económicas y que permiten obtener unos resultados bastante buenos.

A la hora de configurar la cámara lo ideal es el modo manual, así podrás tener un control absoluto de todos los parámetros para conseguir el resultado deseado. Lo ideal es ajustar la sensibilidad al máximo para que la foto tenga un nivel de ruido (ISO) mínimo y sea lo más nítida posible, y una apertura reducida, con el valor f alto, para conseguir una profundidad de campo amplia y que el objeto esté totalmente enfocado.

Puedes ver cámaras para principiantes aquí.

El objetivo

Casi más importante que el cuerpo de la cámara que vas a utilizar es la lente. Un objetivo con focal fija te dará los mejores resultados, son más luminosos y nítidos. Asegúrate de que la distancia mínima de enfoque sea pequeña, unos 20 o 30 cm, para que puedas acercarte mucho al objeto para planos más cortos. La distancia focal ideal para la fotografía de productos está entre 50 y 150 mm.

Un trípode y un disparador remoto

En la fotografía de productos hay que realizar muchas pruebas hasta dar con el resultado deseado, por eso es importante contar con u trípode que nos permita mantener el encuadre y la composición mientras variamos los ajustes de la cámara. Además, si necesitases utilizar tiempos de exposición prolongados el trípode te dará la estabilidad necesaria para evitar que las fotos salga trepidadas.

Si tienes un disparador remoto, mejor aún, ya que evitarás la vibración que provocas al disparar la cámara de forma manual. También puedes utilizar la función del temporizador de tu cámara.

El fondo en la fotografía de productos

En la fotografía de producto es imprescindible elegir un fondo neutro que centre la atención en el producto que queremos mostrar. Un fondo blanco o negro son las mejores opciones, aunque si estamos fotografiando para una web, un fondo blanco será lo más adecuado ya que las imágenes se verán integradas en la página.

La iluminación

fotografia de productosTienes el producto y el fondo, es hora de preparar la iluminación. Si puedes contar con luz natural mejor, aunque asegúrate de difuminarla para que no se produzcan sombras muy duras.

Si no hay posibilidad de contar con iluminación natural o ésta es insuficiente, necesitarás utilizar flash o iluminación auxiliar. Tendrás que difuminar el destello que producen con paraguas o soft box, aunque podemos hacerlo de forma más “casera” con una sábana blanco, por ejemplo.

Considera el uso de un reflector para rellenar sombras y las partes menos iluminadas del objeto. Hará que la luz rebote e ilumine de manera suave el objeto.

La edición de la fotografía de productos

Si estás trabajando con una cámara réflex seguramente tienes la opción de disparar en formato RAW. Este formato permite el ajuste posterior del balance de blancos, la exposición… Al disparar e RAW estás recogiendo mucha más información que en JPEG, y por eso puedes jugar con los ajustes.