+34 669 45 05 29

Todos en algún momento nos hemos visto en la necesidad de traducir algún texto. Cada vez son más las personas que se decantan por utilizar herramientas online como Google Translate antes que acudir a un traductor. Pero, ¿la calidad es la misma? ¿Podremos prescindir de las personas para traducir los textos más complejos?

google translate

Sin duda Google Translate ha evolucionado mucho en los últimos años. Hace una década sólo contaba con dos lenguas diferentes, hoy podemos traducir a 103 idiomas distintos. Cada día, más de cien mil millones de palabras son traducidas usando este servicio, y permite que personas que ante no podían comunicarse, lo hagan sin barreras.

Unos quinientos millones de personas alrededor del mundo utilizan Google Translate, siendo Brasil el país donde más se utiliza.

Lo mejor de Google Translate

Google Translate se ha convertido en el servicio más utilizado por algo. A continuación vamos a recordar algunas de las características que lo han convertido en el traductor automático más utilizado del mundo.

Comodidad

Todo lo que hay que hacer es “pegar” o teclear el texto a traducir para hacerlo de forma instantánea. No hay intermediarios ni necesidad de realizar ninguna otra operación.

Rapidez

Tan sólo son necesarios unos segundos para recibir el texto introducido traducido al idioma seleccionado.

google translate

Gratuito

No hay que pagar a nadie ni tampoco a Google. Es totalmente gratis utilizarlo tantas veces como quieras.

Multilenguaje

Como decíamos, a día de hoy Google Translate reconoce 103 idiomas diferentes. Esto supone una solución rápida y funcional difícilmente igualable por ningún humano.

Permite traducir webs completas

Basta tan sólo con introducir la url para traducir una web completa al idioma que deseemos.

Lo peor de Google Translate

Si bien el traductor de Google presenta múltiples ventajas como ya hemos visto, a día de hoy sigue teniendo un problema claro y difícil de resolver: la inexactitud en algunas traducciones.

Google Tranlate utiliza un algoritmo basado en análisis estadísticos. Esto significa que analiza el contexto en el que una palabra se está utilizando y calcula la probabilidad de que sea uno u otro significado. El proceso que sigue habitualmente para traducir es llevar esas palabras primero al inglés y de ahí al idioma seleccionado. Esta es una de las razones por las que a veces no resulta del todo exacto.

Sin embargo, si el idioma del que partimos es de origen europeo y queremos traducir al inglés, hay una gran probabilidad de obtener la traducción correcta. La comunidad que rodea esta aplicación está constantemente actualizando y sugiriendo cambios que mejoran día a día el servicio.

¿Crees que llegará el día en que Google Translate sustituya a las personas?