+34 669 45 05 29

Lo que busca toda página web comercial es captar clientes. Que cada usuario que llega a nuestra página compre, contrate o contacte. Por eso es tan importante hacer lo posible para mejorar conversiones y que la tasa de éxito aumente.

Un buen experto en marketing online sabe qué hacer para conseguir maximizar esa tasa de conversión, aunque si has decidido intentarlo por tu cuenta hay una serie de cosas que debes saber.

Qué son las conversiones

La tasa de conversión de una página web es la relación que existe entre el número de visitas que recibe y el número de transacciones que se realizan. Nos vamos a encontrar con diferentes tipos de conversiones que vienen en cierta forma determinados por el comportamiento del usuario.

Conversiones indirectas

Son las que no quedan registradas, el usuario probablemente ha preferido hacer una llamada que contactar vía web.

Conversiones asistidas

El usuario llega a nuestra web a través de una palabra clave determinada, pero no convierte en esa ocasión, sino que lo hace a través de otra palabra o de tráfico orgánico.

Conversiones demoradas

Son conversiones asistidas que no se registran por producirse después del vencimiento de la cookie de Adwords.

mejorar conversiones

Cómo mejorar conversiones

Realizar un seguimiento de las conversiones

Para poder optimizar la tasa de conversión hay que conocer cómo están funcionando nuestras palabras clave y anuncios actuales; de esta forma conocemos el rendimiento de cada recurso y podemos mejorarlos, continuar o eliminarlos.

Landing pages relevantes

Cuando el usuario llega a nuestra web a través de una determinada palabra clave tiene que encontrar exactamente lo que busca; si se siente decepcionado lo más probable es que se vaya inmediatamente. Hay que optimizar cada landing page para su palabra clave específica.

Elimina la navegación

Hay que evitar distracciones y hacer que el usuario se centre en el proceso de compra, hay que guiar al visitante hacia la conversión.

La primera impresión

El primer vistazo a una landing page puede determinar si habrá conversión o no. Los primeros 4 o 5 segundos son importantes, la impresión que el visitante se lleve en ese momento hará que se quede y probablemente convierta o que se vaya. Por eso hay que situar el la primera parte de la página los elementos más importantes y no olvidar que leemos en diagonal, desde arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha.

Cuida la llamada a la acción

Si queremos mejorar conversiones hay que poner las cosas fáciles y atractivas al visitante; el color, tamaño o ubicación del botón de acción es determinante. Lo primero asegúrate de que siempre es igual a lo largo de la landing page para no despistar al usuario. En segundo lugar sitúa el botón en la zona donde se carga la página sin que haya que hacer scroll; los usuarios pasarán en ese zona el 80% del tiempo que estén en esa landing page. Y por último, cuida el mensaje. Tiene que ser atractivo, que invite a la acción y a la vez claro y conciso. Generalmente cuanto más grande, mejor.